Saltar al contenido.

DR. STRANGE: Cuando la magia llegó al UCM

Una película con una arquitectura visual impresionante

Por: Enrique Sánchez

Llegaba la hora de expandir el universo de Marvel en la gran pantalla. Después de explorar la tierra y el espacio, era turno de la magia, y qué mejor personaje que Dr. Strange para adentrarnos a un mundo que supera nuestras limitadas expectativas de la realidad.

En cierta forma nos encontramos con una fórmula repetida en Marvel: El personaje exitoso y presumido que tras un suceso que daña su integridad obtiene la oportunidad de redimirse haciendo las cosas bien (o al menos diferente). En este caso tenemos al mejor neurocirujano del mundo, el Dr. Stephen Strange, millonario, famoso por sus avances, que se da el lujo(o la soberbia) de elegir los casos en los que quiera colaborar.

Un descuido lo hace sufrir un accidente en el que termina con las manos totalmente dañadas. Su carrera se va cuesta abajo, gasta toda su fortuna buscando solucionar su problema y se queda solo. Como última alternativa y aconsejado por un hombre que después de perdidas las esperanzas logra caminar, va a Karmaj-taj en busca de ayuda. Lo que ahí encuentra supera sus expectativas.

Comienza a aprender, bajo la tutela de Ancestral y Mordo, sobre las artes místicas, cuestiones como la proyección astral, la multidimensionalidad del universo, viajes a través del espacio etc. Avanza tan rápido que en un momento dado logra utilizar el Ojo de Agamotto. Wong y Mordo le advierten sobre las consecuencias de manipular las fuerzas físicas y naturales.

El villano es Kaecillius, un antiguo hechicero pupilo de Ancestral, pero que al no ver respuesta a sus inquietudes decide revelarse contra ella, argumentando que todos merecemos vivir tanto como Ancestral (esto debido a que perdió a su familia). Su plan es pedir ayuda a Dormammu, quien habita en la dimensión obscura y cuyo único obstáculo para llegar a la tierra son los santuarios ubicados en Nueva York, Honk Kong y Londres. Por ello es necesario destruirlos.


Ancestral pelea contra Kaecillius y varios de sus adeptos quedando mal herida. Strange busca salvarla pero Ancestral le revela que, a pesar de todo lo que intento cambiar, no veía más allá de ese momento. Morir en ese momento era su destino.


Strange logra salvar el santuario de Nueva York y el de Hong Kong a tiempo. Este último lo salva gracias a que, con el Ojo de Agamotto, crea un bucle temporal, atrapando a Dormammu en él. Hacen un trato, liberarlo del bucle a cambio de que, en esta ocasión deje a la tierra en paz. Strange se convierte en el guardían del santuario de NY. Sacrificó sus manos con tal de salvar al mundo.

La película es impactante visualmente. Las peleas en la dimensión espejo son avasalladoras y nos recuerdan un poco a aquellas escenas de Inception dentro de los sueños. Otro ejemplo es cuando Ancestral le muestra a Strange todo lo que se pierde por no abrir el ojo de su mente y mantenerse orgulloso y ambicioso. La última vez que vimos algo que nos hiciera cuestionarnos nuestro papel en el universo fue en Ant Man, cuando viaja al reino cuántico (¿O acaso ustedes no cuestionaron su insignificancia en este universo indiferente?)

Y justo cuando creímos que esta película era sólo la introducción de un nuevo personaje nos salen con que el Ojo de Agamotto es una gema del infinito.

En las escenas post créditos vemos la posibilidad de volver a ver al Dr. Strange. En una lo vemos platicando con Thor, a quien ofrece su ayuda para encontrar su padre. Y en otra vemos a Mordo (a quien yo recordaba como villano de Strange en alguna caricatura) visitando a aquel hombre que aconsejo a Strange de ir a Karmaj-taj, quitándole la magia que lo ayudaba a caminar. Decepcionado por como Strange y Wong manipulaban sin preocupación las leyes naturales, afirma que el verdadero problema es que existen demasiados hechiceros.

Al final nos confirman que el Dr. Strange regresará. Y que bueno, pues muchos nos quedamos con ganas de ver más de él. En esta primera aparición vimos como llego a conocer la magia y como se puso a estudiarla. Pero realmente no vemos a un hechicero supremo consolidado, sino que aún le falta mucho por aprender, como afirmó Wong al revelarle lo de la gema del infinito.

Con esta ya llevaríamos 5 gemas de 6. El Teseracto, el Éter, el Orbe, la gema en el cetro de Loki y el Ojo de Agamotto. ¿Dónde estará la última? ¿En qué cinta nos darán una pista sobre su paradero? Estas y otras preguntas están prontas a revelarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: