Saltar al contenido.

Regresan los héroes más impertinentes: Guardianes de la Galaxia

Con efectos especiales grandiosos, un humor increíble y un segundo soundtrack para nuestra Playlist

Por: Enrique Sánchez

Con mucho humor, mucha acción y una historia que nos sacó una lágrima a más de uno. Esta cinta es el claro ejemplo de que las secuelas de Marvel no siempre son malas.​

(¡Cuidado! Antes de seguir leyendo te advertimos que si no la haz visto hay spoiler)

Luego de la batalla de Xandar: Peter Quill, Gamora, Drax, Rocket y Baby Groot se dedican a realizar pequeños trabajos. En esta ocasión, Ayesha, líder de los soberanos, les pide proteger unas baterías. Cabe decirlo de una vez, esta secuencia de acción es el mejor de los inicios, con los guardianes tratando de detener a un enorme monstruo mientras Baby Groot baila a lo largo del campo de batalla. Es una de esas escenas en las que no sabes a qué ponerle atención.

A cambio de sus servicios, Ayesha entrega a Nébula (hermana de Gamora, con quien no se lleva nada bien), a quien llevarán a Xandar para que sea enjuiciada. Sin embargo, justo ahí comienzan los problemas, pues Rocket roba algunas de esas valiosas baterías y los soberanos los persiguen. Logran escapar gracias a la ayuda de un ser misterioso, quien después se presentaría como Ego, un Celestial y además padre de Peter.

Ego, quien no es como tal una persona, sino un planeta, ayuda a Quill a controlar su poder de Celestial y le cuenta cómo conoció y se enamoró de su madre al viajar por el universo en busca de un propósito. Mientras tanto, Rocket, Groot y Nébula son interceptados por los Saqueadores, liderados por Yondu y contratados por Ayesha para atrapar a los guardianes. Sin embargo, Yondu no quiere atraparlos, por lo que su tripulación se amotina por considerarlo débil.

Nébula escapa y va tras Gamora en el planeta Ego para arreglar un asunto pendiente. Tras su pelea descubren un montón de cadáveres, quienes, como se los confirmaría Mantis, la asistente de Ego, eran los hijos del Celestial. Resulta que Ego tienen como propósito era expandirse por todo el universo hasta que todo fuera él. Para ello necesitaba la ayuda de otro Celestial, por lo que anduvo por todo el universo procreando. Quill fue el único que nació con el poder de un Celestial, pero al descubrir que fue su padre quien implanto el cáncer en su madre, se rehusó a apoyarlo.

Yondu, Rocket y Groot escapan justo a tiempo para viajar a Ego y apoyar a sus amigos en la pelea final contra el Celestial.

Esta película trata, principalmente, sobre las relaciones familiares. Empecemos por la disputa Gamora-Nébula. Ellas eran hijas de Thanos, y él siempre las hacía pelear. Gamora ganaba y como castigo, Thanos remplazaba alguna parte del cuerpo de Nébula por una prótesis tecnológica. Ésto la inclino hacía el odio, tanto con su hermana como con su padre, y siempre buscó vengarse. Después de pelear con Gamora y ganar, le confiesa que ella sólo quería una hermana, mientras que Gamora buscaba siempre ganar. Saldada su cuenta con su hermana, iría ahora en busca de su padre.

Ahora, la relación Quill-Yondu. Ego contrato a los Saqueadores para secuestrar a sus cientos de hijos a través del universo, algo que iba en contra de su código y por lo que fueron exiliados de la comunidad. Pero al ver Yondu lo que les pasaba, decidió no entregar a Quill. Finalmente Peter fue como un hijo para él, pero nunca demostró ningún tipo de afecto sino hasta el final, cuando fue en su ayuda y lo salvó, sacrificándose él mismo. En una de las cinco escenas post-medio-créditos vemos a Quill lidiando con un Groot en etapa adolescente, convirtiéndose en el padre que nunca tuvo.

Esta secuela es tan buena como la primera. Nos permite conocer un poco más a personajes como Drax, quien sufre mucho por la pérdida de su hija y esposa, aunque la mayor parte del tiempo se ve tan relajado; o Rocket, quien se muestra fuerte, rebelde y despreocupado, cuando lo que busca es mantener buenas relaciones de amistad con el resto del equipo, aunque sus métodos no son siempre los ideales.

En la primera parte vimos como un grupo de desconocidos reunidos por el azar logran salvar a la galaxia, y ahora vemos a esos mismos personajes formar un equipo poco a poco. La cinta se mantiene fresca, constante, nada forzada. Y nos deja conmovidos y ansiosos de más.

En las escenas post-medio-créditos vemos a Kraglin tomando la aleta y la flecha de Yondu para aprender a controlarla, hiriendo por accidente a Drax; vemos también a Stakar Ogord (interpretado por Silvester Stallone) reuniéndose con su viejo equipo, quienes en los comics son los Guardianes de la Galaxia originales. La más emocionante es en donde vemos a Ayesha y un capullo (pues en su planeta los seres son creados genéticamente), la creación del ser perfecto, éste ser es Adam Warlock. Finalmente vemos a los Vigilantes alejándose mientras Stan Lee les contaba una de sus tantas aventuras en la tierra.

Los Guardianes de la Galaxia regresarán…en la Guerra del Infinito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: