Saltar al contenido.

El espectro de Mariana: una historia sobre el Asperger

¿Quién es normal?

Por Lauretta

La mayor parte de nosotros convive e interactúa con diversas personas a lo largo del día, sin embargo, vivimos de forma tan mecánica que pocas veces reparamos en nuestro alrededor: incluso ignoramos esos detalles que nos caracterizan y nos hacen únicos y especiales. Por ello, me gustaría compartir con ustedes un pequeño fragmento de la realidad para una persona que convive con un trastorno del espectro autista.

Asperger

Mariana es una niña de 11 años, de tez blanca, estatura bajita y un poco desaliñada; aún así, a diferencia de los demás, tiene una seguridad en sí misma sin igual. Desde que ingresó a la secundaria (llevando consigo esa enorme mochila en la espalda, donde guarda un sinfín de pertenencias), se notaban sus dotes de líder porque aprovechaba cualquier espacio para llamar la atención de sus compañeros tomando el micrófono y expresando, ante toda la escuela,  diversas preguntas: “¿Cómo están hoy chicos? ¡¡¡Pásenla súper bien!!! Acostumbra entrar en cualquier salón, de manera inesperada, y actuar sin inhibiciones ante los demás.

Mariana, con las calcetas blancas hasta los tobillos, pasea por los pasillos de la escuela con la mirada extraviada, como si buscara algo y a la vez nada, pero, entabla conversación con cualquier persona apenas tiene oportunidad de iniciar contacto; una situación banal para quienes no son como ella, sin embargo, en verdad son pocos los que la atienden o le brindan algo de tiempo. 

Ya en clase, Mariana suele ser una alumna que se sienta como mejor se acomode, con los dos pies arriba de la banca, con un pie abajo y otro arriba o pelea por sentarse en un lugar que no le corresponde; puede tomar un lugar en las primeras butacas o hasta atrás. Por fortuna, algunos de sus compañeros han comenzado a aceptarla, aunque otros todavía  no se dan cuenta de lo grandioso que es tratar con ella. 

Cuando platicas con Mariana debes prepararte para escuchar todas las ideas que emanan de su cabeza. Tiene temas tan interesantes de qué hablar ( en comparación con sus compañeros, ha demostrado la capacidad para construir pensamientos más complejos): desde su asistencia como voluntaria a la Cruz Roja, hasta una Feria del libro, o ese viaje a Disney World con su familia.

Mariana sabe escribir y leer bien, comprende y realiza conjeturas, las relaciona con acontecimientos cotidianos (en fin, si se le presta la palabra será por un buen tiempo): ha presentado crónicas —con cierta tendencia a la burla— sobre problemáticas de su escuela; es buena en la redacción de rimas, ha creado poemas y mantiene cierto orden en sus apuntes. A veces no completa las actividades porque, al igual que los demás alumnos, incluso como tú y como yo, también se distrae con facilidad

Entre otras habilidades más, toca el piano y tiene un buen timbre de voz. Además, sabe cuál es su condición y no tiene inconveniente alguno en convivir con esa pequeña dificultad que la acompaña desde su nacimiento, por el contrario, sabe mucho sobre ella puesto que la obsesiona aprender

En este año el papá de Mariana falleció, ha faltado mucho por eso y algunas veces llega triste, no obstante, su maestra le ha distraído tratando, al mismo tiempo, de subir sus ánimos: exalta sus capacidades y cualidades para recordarle que tiene mucho potencial. A cambio, la maestra obtiene sonrisas y no lágrimas. 

Al parecer la maestra ha ganado la confianza de Mariana puesto que un día de tantos, entre el ajetreo de los alumnos, la encontró en las oficinas de la dirección buscándola para entregarle un alcatraz blanco, expresando: “Una flor, para otra flor”.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

Es un trastorno del espectro autista, es decir, tan sólo una condición en un grupo distintivo de afecciones neurológicas caracterizadas por un mayor o menor impedimento en las habilidades del lenguaje y la comunicación, al igual que patrones repetitivos o restringidos de pensamiento y comportamiento. Estas son algunas características: 

  • Intereses limitados o una preocupación inusual por algo en particular
  • Rutinas o rituales repetitivos
  • Hablar de manera demasiado formal o monótona, o tomar las figuras retóricas literalmente
  • Comportamiento social y emocionalmente inadecuado
  • Incapacidad de interactuar exitosamente con los demás
  • Problemas con comunicación no verbal
  • Uso restringido de gestos, expresiones faciales limitadas o inadecuadas. 
  • Mirada peculiar y rígida
  • Movimientos motores torpes y no coordinados

La otredad

Día a día estamos envueltos en la inmediatez por infinidad de factores que nos llevan a dejar de lado pequeños detalles que quizá sean muy significativos para otras personas; el hecho es evidente, tomarse un momento para entender la otredad será un paso importante para convivir en paz. 

Te invito a saber más de Asperger en: 

TE PUEDE INTERESAR:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: