Saltar al contenido.

Las Batallas en el desierto: el retrato de una época que sigue vigente

El amor en los ojos de la inocencia

A lo largo de la vida  hay novelas que nos impactan porque a pesar de ser historias breves pueden ser concisas y entrañables: retratan los aspectos más íntimos de la vida o profundizan en esos misterios que no hemos logrado comprender como seres humanos. Las batallas en el desierto encajaría a la perfección en esta categoría.

Escrita por José Emilio Pacheco en 1981, entre los rasgos más sobresalientes podemos encontrar esa forma tan descriptiva para sumergirnos en la Ciudad de México durante los años 40. Es un viaje en el tiempo donde cada lector tendrá la posibilidad de recorrer las calles de esta ciudad para enamorarse de nuevo, aunque, no serán estos retratos el corazón de la historia.    

Leí este libro por primera vez mientras cursaba el CCH; una obra que se presenta de manera fluida y es fácil de leer: incluso podrías terminar de conocerlo en dos horas, mientras te transportará a un México por completo diferente, es decir, sin internet, sin videojuegos o reality shows; y al mismo tiempo, capaz de traernos dulces memorias de la infancia.

La historia habla sobre Carlos: pertenece a una familia de clase media, pero estudia en un colegio privado donde conoce a su mejor amigo Jim (hijo de Mariana, mujer joven y atractiva.) Carlos, junto a sus amigos, se divierte en el patio de la siguiendo las aspiraciones de los otros alumnos, es decir, jugando “las batallas en el desierto” como las que había entre árabes y judíos. 

La vida de Carlos cambia cuando Jim lo invita a comer a su casa; ahí conoce a la madre de su mejor amigo, y aunque le fascinan las tortas de nata y los platos voladores, él queda prendado con la figura de Mariana: le inspira la idea más noble de la belleza y despierta impulsos que le eran desconocidos.

Desde ese momento Carlos se da cuenta que su mundo va cambiando, la modernidad le absorbe y aunque él es consciente de la corrupción política  y los problemas sociales, él sigue escuchando con nostalgia una canción de antaño que le recuerda a Mariana:

“Por alto este cielo en el mundo

por hondo que sea el mar profundo

no habrá una barrera en el mundo

que este amor profundo

no pueda romper.”

Date el tiempo de leer esta famosa historia o si quieres la radionovela también es una buena opción.

https://contigoenladistancia.cultura.gob.mx/detalle/las-batallas-en-el-desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: