Saltar al contenido.

Detroit Become Human ¿Una sociedad digitalizada?

Por Daniel Herrera Téllez

Un juego donde tomar decisiones cambiará tu rumbo y te llevará a la reflexión

Detroit Become Human es un videojuego que fue lanzado exclusivamente para la consola Ps4, desarrollado por Quanticdream y publicado por Sony Interactive Entertainment. La historia se desarrolla a través del año 2038 en Detroit, una ciudad donde la compañía Cyberlife crea androides que parecen muy reales y han reemplazado a la fuerza de trabajo humano: nunca se cansan, nunca desobedecen una orden y nunca dicen “No”… hasta que algo cambia. Algunas máquinas han comenzado a demostrar comportamientos irracionales, como si experimentaran ciertas emociones.

Encaminados en los tres protagonistas androides Kara, Markus y Connor, empezamos a contar nuestra propia historia y cada decisión que tomemos desencadenará una consecuencia.

Tomar el control de cada androide y a medida que nos adentremos en la aventura, la reflexión y los sentimientos florecerán en el videojuego; la empatía y la curiosidad nos invitan a descubrir quiénes son en realidad. Afrontamos dilemas morales y tomaremos decisiones de vida o muerte.

¿Qué estarías dispuesto a hacer por tu libertad?

Los protagonistas de la historia, cada cual con obligaciones distintas y en contextos diferentes:

Tenemos a Connor, un androide policía; su principal función es analizar y registrar datos que permitan conducir a la resolución de problemas. Su compañero Hank –un ser humano-, agente malhumorado, se cuestiona con frecuencia por qué le han forzado a trabajar con un robot, pero la dupla, a medida que avanzas en el juego, va poniendo en el camino momentos nostálgicos sobre el comportamiento de Hank que hacen pensar a Connor, ¿será que el androide se vuelve divergente o sigue su instinto tecnológico?

Luego sigue Markus, androide que trabaja para Carl, famoso pintor (ya anciano) de la época; sus tareas se efocan en ser un cuidador, no obstante, Carl le enseña muchas cosas a Markus y de algún modo le muestra lo que es sentir, pensar, tener empatía y conciencia de sí mismo. Para Markus esta experiencia lo marca y la divergencia a su alrededor está latente. Por desgracia, Carl fallece y el destino del androide esta colgando de una línea muy delgada, donde el jugador con sus decisiones tendrá que definir su futuro.

Por último tenemos a Kara, quien trabaja para un padre y su hija, y al parecer todo está de cabeza en casa; drogas, reproches y violencia familiar –hacia Alice, la pequeña- ¿será el límite para que Kara se vuelva divergente? ¿Kara será capaz de seguir obedeciendo órdenes? En lo personal, la historia más sensible, capaz de transmitir emociones de dolor y amor en cuestión de segundos, las decisiones se tornan más difíciles antes situaciones decisivas que conllevaran a un mejor o peor futuro para la pequeña Alice.

Detroit: Become Human, este juego en particular, tocó mis fibras más sensibles y humanas. Ofrece al receptor datos y emociones configurados de acuerdo con la personalidad de cada gamer –un día más es un día menos, ANDROIDES – LIBERTAD-, unifica la interpretación del mundo en un lenguaje canalizado cuyo sentido final será un tipo de pensamiento codificado con símbolos y apto para la persuasión.

El juego se divide en dos dificultades: “Normal”, que consiste en disfrutar la historia y tener más tiempo para hacer una elección; y “Difícil”, donde las decisiones se toman en un par de segundo con el riesgo de perder a más personajes. Los finales del juego son totalmente distintos, las variaciones se centran en la supervivencia o la muerte de los personajes principales.

Debes tener en cuenta que si deseas obtener el final bueno -donde todos sobreviven- es necesario tomar una serie de decisiones muy concretas que abarcan la totalidad del juego. Las combinaciones de respuestas, hacen posible que haya más de 99 cinemáticas distintas y más de 15 finales posibles.

A Detroit debemos darle el peso que merece puesto que vivimos en una realidad donde la tecnología está más presente que nunca, ¿los avances tecnológicos nos conducen a una sociedad tecnológica como en Detroit? ¿La tecnología es buena o mala? Juego que deja bastantes reflexiones por un sin fin de situaciones que te hacen cuestionarte sobre el mundo y su desarrollo. Sin duda, vale por mucho la pena jugar.

La esclavitud tecnológica está a la vista.

La persona humana sobrevivió a dos totalitarismos:

¿Sobrevivirá a la tecnificación del mundo?

Octavio Paz


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: