Saltar al contenido.

COVID-19: ¿La amenaza continúa?, síntomas, teléfonos de ayuda, cuándo ir al médico, tratamientos en el hospital

Toma en cuenta estas medidas y presta atención a tu cuerpo. ¡Cuídate!

Por J. Fernando Salgado

Este virus y toda su familia nos han dado ratos amargos a través de la historia. Por ejemplo, en la década de 1950 a 1960 nos encontraríamos atacados por el resfriado común (también causado por un tipo de coronavirus) en una escala descomunal; y en la primera década del 2000 vivimos la zoonosis SARS-CoV en China, trasmitida por civetas. También en 2012 en Arabia Saudita surgió el MERS-CoV que se transmitió de camellos a seres humanos.

Ahora, en el año 2020, nos enfrentamos al SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID- 19. Este virus tan catastrófico está echo de material genético envuelto por una membrana (su debilidad y fortaleza), esta misma no resiste a los desinfectantes como el cloro, jabón, alcohol, etc. Pero esta misma capa le permite adherirse e ingresar a nuestras células, no sólo de nuestros pulmones, también a la de nuestros ojos y la boca. Por esta razón es importante que también tengas cuidado en proteger estas zonas de tu cuerpo.

¿Qué hacemos ahora? Primero tenemos que guardar la calma, pues, aunque este “malvado bicho” este propagándose hasta en nuestros sueños, debemos tener en cuenta que también existen otras enfermedades que nos pueden causar problemas similares, síntomas parecidos, y con esto llevarnos al pánico. Por ejemplo, el termino neumonía (pulmonía por otros) se entiende como la producción de una capa de moco dentro de los pulmones, y esta capa comienza a fungir como una muralla que impide al oxigeno ingresar en la sangre, o, por el contrario, exhalar el dióxido de carbono de nuestra sangre hacia el medio ambiente.

Ahora atento a esto: ¿Alguna vez en tu vida has sentido fiebre, tos seca (no sacas flemas), dolor de cabeza, escurrimiento nasal, dolor y ardor en la garganta que te molestan incluso cuando tragas saliva y dolor en todo el cuerpo? ¡EXACTO! A todos nos ha pasado alguna vez, y la mayoría de las veces es por una infección viral.

Teniendo en cuenta esto lo primero que debemos hacer es guardar la calma, pensar si hemos estado en riesgo de contagiarnos, y contactar a cualquiera de las líneas COVID disponibles las 24 horas del día:

  1. Estado de México: 800 900 32 00
  2. República Mexicana: 800 004 48 00
  3. Línea de atención al Adulto Mayor y pacientes con enfermedades Crónico-Degenerativas COVID-19: 800 84 95 700. Aquí encontraras también orientación médica GRATUITA en un horario de atención 8:00 a 20:00 horas.
  4. Busca la línea directa del estado de la república mexicana donde te encuentres: https://coronavirus.gob.mx/contacto/

Generalmente la mayor parte de las infecciones respiratorias, causadas por un virus, provocan estos síntomas que duran de 2 a 14 días aproximadamente para desaparecer solo con ayuda de una sana alimentación e hidratación adecuada. O sea, algún medicamento que te pueda recetar el médico para calmar la fiebre y el dolor, acompañado de sopita y suero oral.

Lo malo es que desde que aparecen los síntomas hasta después de transcurrido casi un mes, estarás lanzando virus al hablar, por lo cual es importante el llamado “aislamiento” y la “sana distancia”.

O

Por desgracia, esta enfermedad es altamente mortal para personas con otras enfermedades, por ejemplo, asma, hipertensos, diabéticos, EPOC, etc. Ya que su cuerpo tiene daños causados en la respiración y otros órganos, ocasionando que se agraven ambas cosas… ahora lo que podría resolverse sin complicaciones y mayores dificultades puede ponerte en verdadero peligro.

¿Cuándo debo acudir a un hospital? Lo principal es seguir las indicaciones de todos los médicos y el personal de salud, vigilar tu respiración y quedarte en casa. Se que te sentirás muy mal, y te asustarás, pero debes tener en cuenta que lo primordial es que guardes la calma y no contagiar a otros si es que de verdad has contraído COVID-19.

Trata de controlar tu temperatura, la orientación médica te puede ayudar aquí, y solo debes acudir a urgencias cuando tengas un problema grave de respiración. Esto es difícil de medir, pero, podrías conseguir un oxímetro y este marcará el porcentaje de oxígeno que está circulando por tu sangre (saturación de Oxigeno): con un porcentaje menor a 90 es hora de una asistencia médica mayor; si además comienzas a respirar muy rápido (treinta veces por minuto si eres adulto), o notas que tus labios y las puntas de tus dedos comienzan a volverse azules o violetas, entonces es hora de atenderse.

Entonces ya en el hospital tratarán de recuperar la cantidad de oxígeno que entra a tu cuerpo vigilando otras afectaciones presentes. Te realizarán una radiografía para conocer el estado actual de tus pulmones, y tal vez una prueba de sangre para identificar si has contraído el coronavirus causante de la enfermedad COVID-19.

Por último, te comentamos que no hay mejor forma de cuidarnos a nosotros y a las personas que queremos excepto llevando una alimentación sana, controlando enfermedades como diabetes, asma o hipertensión con los medicamentos e indicaciones que te han dado previamente y lavarte siempre las manos. Recuerda: si sales, usa cubrebocas, trata de proteger tus ojos y no te automediques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: